Sucedió. La cuestión de las generaciones - Por Antonio Zapata

El concepto original pertenece al filósofo español José Ortega y Gasset. Aparece como idea para referirse a un famoso grupo de edad español: la generación del 98. Ellos eran los hijos de la derrota final del colonialismo español. Ese año, 1898, España cedió sus últimas colonias: Cuba, Puerto Rico y las Filipinas. El impacto de esta pérdida fue inmenso. Por primera vez en cuatro siglos, la península ibérica estaba sola consigo misma. La juventud se conmovió y del drama nacional surgió una generación intelectual de gran calidad. A ella pertenece el mismo Ortega y muchos autores de gran nivel, entre los que destacan Unamuno, Baroja, Valle Inclán y Azorín.

Así, el concepto surge para referirse a un grupo de edad, los jóvenes. Se trata de quienes están cursando la universidad. Corresponde a los años de fin del colegio y el inicio de la libertad para conocer la calle. Se deja atrás el espacio protegido de la familia y se accede a las responsabilidades con la sociedad. En ese momento cristaliza una generación. En segundo lugar, el concepto evoca la influencia de un gran acontecimiento que moldea a todos sus integrantes. No importa tanto la reacción frente al hecho. Puede haber individuos de derecha, centro o izquierda, pero su problemática es común. Comparten una agenda y una sensibilidad. Por ejemplo, la generación de 1968, responde a la influencia mundial de la revuelta de los estudiantes parisinos en mayo del 68. El acontecimiento generador es inmenso y su alcance es internacional.

En el caso peruano, mayo del 68 motivó a la generación del setenta. Ella ha tenido grandes méritos, porque inauguró una forma de pensar que se prolonga hasta hoy. Le correspondió un papel fundacional. Las propuestas contemporáneas sobre ciudadanía, participación, medio ambiente y alivio de la pobreza serían impensables sin sus afanes. Asimismo, fundó diversos tipos de instituciones, que cuarenta años después, siguen en sus manos. Se trata de las ONG y los partidos políticos de izquierda. Las unas continúan operando con altura y respetabilidad y los otros están muy disminuidos. No se trata de instituciones equivalentes salvo por un hecho: desde su conformación hasta hoy permanecen en manos de setenteros.

Pero, ya han venido dos generaciones más. En primer lugar los ochenta, definidos por la guerra interna de Sendero, que por su dramatismo opacó cualquier acontecimiento internacional. Esta es una generación de tránsito, realizó el puente entre los setenta y la generación de Internet. En los ochenta se terminó súbitamente el encanto que la política ejerció sobre el grupo anterior. La guerra de Sendero Luminoso fue atroz y muy cruel, como suelen ser las guerras internas. El efecto fue un masivo retornó a la individualidad, que correspondía bien a eventos internacionales que terminaron esa década con el hundimiento del socialismo real.

Pero casi inmediatamente vino la reforma neoliberal y sus múltiples efectos. Se acabaron los hippies y surgieron los yupies. Asimismo, apareció un nuevo medio de comunicación, que ha atraído millones de usuarios en todo el planeta. La comunicación es otra en la mente de la gente. Inconcebible para alguien de cincuenta años atrás.

Ahora estamos ante el surgimiento de la primera generación que nació cuando Internet ya estaba presente. Ese grupo de edad tiene poder para cambiar las cosas, porque expresa un gran cambio material de alcance mundial. Son más tolerantes: están acostumbrados a la relación virtual con gente muy diversa.

Esta mayor amplitud se expresa en los foros de debate político juvenil que organiza un colectivo de partidos con apoyo del NDI. Días atrás fue el II Foro y aprecié la capacidad del representante aprista para encarar con altura y aplomo una asamblea adversa. Asimismo, la decisión de protestar y abrirse camino de los pepecistas y el autocontrol de nacionalistas y socialistas para ejercer su mayoría de buenas maneras. También destaqué a la única mujer en la mesa, la representante de Acción Popular, que incluyó la problemática de género planteando un enfoque ausente hasta entonces. La existencia de este foro y el comportamiento político de los jóvenes augura el ánimo que emerge de los tiempos de Internet: ha llegado una generación más tolerante e incluyente. Enhorabuena.


4 de junio de 2008

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.